Perfil

Mi foto
Ahora mismo, Guadarrama, Madrid, Spain

16 de abril de 2010

La culpa es de Facebook

Sí, lisa y llanamente. Tengo que empezar así, porque la verdad hay que decirla de frente y sin vueltas.
Me abrí una cuenta de Facebook, allá por 2008, porque era la única manera que tenía de ver fotos de Ale, que estaba en Malasia por aquel entonces. Durante un tiempo ni lo usé, no conocía a nadie y, sinceramente, no me atraía nada. De vez en cuando me llegaba alguna invitación para agregar amigos, que las iba aceptando y así, tontamente, empecé a revisarlo todos los días.
Reencontré viejas amistades (¡Caro Cianfagna estuvo en casa porque nos encontramos por Facebook y nos dimos cuenta de que estábamos "cerca"!), retomé contactos, hice nuevos amigos... Hasta me abrí una de esas odiosas granjas que consumen tanto tiempo y neuronas gestionar (la cerré al mes, harta de estar pendiente de si los tomates se cosechaban en ocho horas y las calabazas en doce). Ahora, básicamente lo uso como plataforma de información de la asociación (otro post irá dedicada a ella), para hablar con amigos (de los que también hablaré en otro post) y para informarme sobre noticias medioambientales (¡hay que ver la cantidad de información se cuelga en los perfiles!).
Lo que quiero decir con todo esto es que poco a poco, Facebook fue comiéndole espacio y dedicación a mi blog. Y hoy, buscando un post antiguo (el de "¿Cómo soy?") me encontré extrañando volcar mis pensamientos acá, porque me divertí leyendo las tonterías que escribo y los comentarios que me dejan.
Así que, blogger, agarrate que ¡volvió Lucía!

1 comentario:

Adanes dijo...

Que bien que hayas decidido seguir con esto, el facebook puede llegar a ser muy posesivo.